10 cosas que alguien aprendió del diseño y yo creo que de la vida creativa… o de la creatividad de la vida

Hace un tiempo estaba buscando un texto que leí por ahí en la revista El Malpensante, ni por su título ni por el autor lo habría encontrado nunca. Con la mala memoria que tengo no lo asociaba directamente al tema diseño ni a Milton Glaser, a quien —perdónenme la vida, la gente que trabaja en este campo-, pero no tenía de este gurú.

Por alguna razón, a John Cage era al que relacionaba con esta nota de la que recordaba unas líneas sobre la vejez y el trabajo independiente, que me cayeron, que me gustaron.

Al fin, gracias a dios Google y la referencia de John Cage, al fin caí en el texto que se llamaba: 10 cosas que aprendí sobre el diseño, de Milton Glaser, con 10 máximas sobre la vida y la concepción del diseño como:

1. Sólo puedes trabajar para gente que te agrada

2. Si puedes elegir, no tengas un empleo

3. Alguna gente es tóxica, mejor evitarla

4. El profesionalismo no basta

5. Menos no necesariamente es más

6. El estilo no es confiable

7. En la medida en que vives, tu cerebro cambia

8. La duda es mejor que la certeza

9. Sobre la edad (restarle importancia hasta a lo que tú mism@ piensas, ayuda a envejecer más despacio)

10. Decir la verdad

Y lo que andaba buscando primero sobre John Cage, el músico, el recordado por hacérsela a todo el mundo y dar de qué hablar con su 4″33 para piano (obra de silencio musical sensata y mucho más considerada que tanto ruido que por ahí se hace llamar música), decía:

“…escuchaba la radio y oí a un periodista preguntar: “Ahora que llegó a los 75, ¿tiene algún consejo para nuestra audiencia sobre cómo prepararse para la vejez?”. Una voz irritada dijo: “¿Por qué últimamente todos me preguntan sobre la vejez?”. Reconocí la voz de John Cage. Estoy seguro de que muchos saben quién fue —el compositor y filósofo que influenció a gente como Jasper Johns y Merce Cunningham y al mundo de la música en general. Apenas lo conocí, admiré su contribución a nuestro tiempo. “Sabes, no sé cómo prepararme para la vejez”, dijo. “Nunca tuve un empleo, porque si tienes un empleo, algún día alguien te lo quitará y entonces no estarás preparado para la vejez. Para mí ha sido lo mismo cada día desde los doce. Me levanto por la mañana y trato de darme una idea de cómo llevar el pan a la mesa hoy. Es lo mismo a los 75: me levanto cada mañana y pienso cómo voy a llevar el pan a la mesa hoy. Estoy excelentemente preparado para la vejez”.

10 cosas que aprendí sobre el diseño. Click click… aquí… el texto… completo

Acerca de lucerorodriguezg

Soy mujer. Escribo. He sido periodista y editora independiente. Busco algunas hojas en blanco virtuales para ver qué pasa con lo que dejo allí... Algo más sobre mí está en la etiqueta YO SOY LÚ. En las otras etiquetas hay algo de hormonas, rayones y notas inéditas y publicadas en otros medios. Ver todas las entradas de lucerorodriguezg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: