Fabiana, roquera rompecorazones

Fuera de ‘quilombos’, como dice ella, ‘limpia’ y desenfadada como siempre; Fabiana Cantilo habla de cómo la ‘empelotada’ de Charly en un concierto ayudó a su romance con Fito, cómo conquistaba su banda Bay-Biscuits con un corazón en el culo y su vida después de la salida de un siquiátrico.

Publicado en Playboy, octubre de 2010
Foto: Oscar Berrocal
Entrevista: Lucero Rodríguez G.

Y mientras se entera de que el artículo además lleva fotos, Fabiana se preocupa: “¿Así sin pintarme? ¿Con esta cara de dormida? ¿Con un solo vestuario está bien?”. La rompecorazones de cuarenta y algunos años más, que estuvo en el centro del triángulo Charly, Fito y Calamaro; pasó por Cartagena y Barranquilla con su novio, el músico Federico Berdulla.

Fabiana es aún hoy una de las cantantes más emblemáticas que ha tenido la Argentina. La rubia de la versión femenina de estoy vencido porque el mundo me hizo así, laralará (Mi Enfermedad de Calamaro) habló un poco de su vida, los maravillosos 80, su rehabilitación “porque andar tan reloco es antigüedad, pasó de moda”, y de sus ganas de volver a Colombia, pero a cantar, claro. “Con quién hay qué hablar”, preguntó.

¿Qué tanto ha cambiado la escena rock argentina en los últimos 20 años?
Se ha convertido en un negocio. Todo el mundo quiere ser cantante de rock, después los explotan, no les pagan nada, lloran. No es divertido. Es un trabajo más. Y hay que estar espléndido todo el día. No podés estar con mala cara porque el show se te cae.

¿Cómo fueron los 80 para ti, que parece ser la época más gloriosa?
Divina. Las Bay-Biscuits-Biscuits y los Twist es lo mejor que hice en mi vida en vanguardia e innovación. Lo que pasa es que me fui porque había mucho reviente. Charly me había llamado a actuar con él. Yo tenía 24 y estaba asustada. Tenía mucho talento, mucha fuerza y justo me había enamorado de Fito, que estaba en otro lugar. Y quería estar sola con mi novio acostada viendo tele. No quería que me rompieran las bolas. Yo soy medio así: ¡no déjenme tranquila! Me gusta estar tranquila, en una playa. No necesito estar todo el tiempo en un estudio de tv no tengo esa histeria, nunca la tuve.

Fabiana desde su dulce infancia tocaba la guitarra, era la cantante y la actriz del colegio. “Canté en mi colegio un tema de Amerita Baltar y Astor Piazolla y fueron a verme cuando yo tenía 9 años”. “Empecé Bellas Artes, pero me di cuenta de que no sabía si me gustaba mucho. Empecé a conocer gente a cantar en pubs, a ir a teatro, a estudiar danza”.

Un día, disfrazadas de nube; al siguiente, de alemanas comiendo bananas que luego tiraban al público, acompañadas de alguien más cantando ópera rusa; así, con su show femenino, divertido y medio bizarro Fabi y las demás chicas sexys de Bay-Biscuits se engancharon con García. Él las contrató y las puso a telonear vestidas y pintadas de plateado cantando Marcianita.

Y ¿Cómo apareció Charly?
Como en el 82 se hizo los Twist. Estábamos Los Abuelos, Juan del Barrio (que estaba con Espinetta), Violadores, Sumo, Soda Stereo, Virus, todos al mismo nivel, en los mismos bares. Pero en el 83 apareció Charly en nuestras vidas, bajó de los cielos (levanta teatralmente las manos) y se llevó a los Abuelos de gira. Me conoció a mí y explotó todo. Yo le gusté como mujer y como cantante. Me empezó a perseguir y se intrigó mucho conmigo.

Éramos cuatro bailando iguales, salíamos rompiendo el telón con un cohete, el telón bajaba, todo esto en medio de un recital de un concierto de Charly, cuando salimos la gente gritaba: ¡nooooo! Todo era un gran no. (Y mientras la gente chiflaba) saludábamos al revés porque teníamos un corazón en el culo. Una cosa tremenda”.

La tercera vez que Charly te vio…
Creo que me preguntó: tú cantas, ¿no? Sí, bueno. Vení mañana. Al otro día había planteado el tema Transatlático Art Deco, Pubis Angelical del disco doble Yendo de la Cama al Living. Ahí me enamoré perdidamente.

¿Estuvo enamorado de vos?
No, él tenía miles de mujeres. Estaba en su esplendor y con su mujer. Yo era una más. Pero, ¡no era una más! Volvió, me produjo el disco de los Twist y me llevó de gira. Y de ahí apareció Fito. Luego me fui y nos quedamos tocando folclor en la Boca (risa). No puedo con tanta cosa, soy hipersensible. Imagínate, la atención de Charly sobre mí. Y yo al principio le daba bola. Lo que pasa es que el primer ensayo en que apareció Fito cambió mi foco y dije: quién es este tipo. Él también dijo eso de mí.

¿Qué viste en Fito?
No me preguntés. Lo vi. Antes que todos. Yo lo veo. Yo nací para mirar lo que pocos pueden ver (canta acordándose del tema de Charly)… Charly y yo somos como parecidos, en nivel de locura. Él es un poco más loco que yo, más bestia, más enorme, más hombre, yo soy un poco más sensible, más mujer, me cuido más de todo, de las drogas, la exposición, el quilombo público. Este año estamos en recuperación los dos. Entramos a la clínica y salimos juntos. Pero estuve antes en otros grupos de autoayuda. No es que ahora de pronto me agarraron y me internaron. Toda la vida estuve lidiando con el mundo del rock.

¿Qué te dispara la crisis?
Tomar demasiadas cosas, la noche, yo no paro, no duermo y después me siento mal. Para parar hay qué cambiar el tono, dormir otra hora, ir al gimnasio, hacer otras cosas que te implican todo un esfuerzo. Cuando estoy de joda, estoy de joda, salgo todas las noches. Salía (rectifica). Pierdo entrevistas, trabajos, a pesar de que igual sigo cantando. Me peleo con gente. Cuando estoy bien, medito, voy a entrenar, me levanto temprano, voy al gimnasio. Igual sufro.

Y ese ‘no salgo’ ¿es definitivo?
Por hoy, como dice Narcóticos Anónimos. Desde el 2000 voy y vengo de ahí. Esta vez me interné en una clínica para hacer una cura de sueño. Y después estuve con otros médicos, pero ahora volví a NA a recibir mi llavero y una medalla. Eso de estar reloco todo el día y encima mostrarlo en un escenario es de los 60s es antigüedad. Si querés estar reloco está bien, pero eso de mostrarlo en el escenario ya no es moderno (risa).

¿Cómo fue tu relación con Fito?
Tremendo. Porque en ese momento era un niño. Lo vi con ese pelo y rulos. Me pareció un amor. Los dos piscianos, hablábamos de ovnis. Después me dijo que él hablaba todo eso solo para levantarme, que no creía en nada de eso. Charly estaba celoso. Tuvimos tiempo de estar solos cuando a Charly se lo llevaron preso porque se desnudó delante del público y esa noche aprovechamos (año 83).

¿Qué tan intensa o tormentosa fue esa relación?
Muy. Silencio. Risa. Porque estábamos locos. Había mucha movida nocturna. Lo único que estaba haciendo era grabando mi disco Detectives, que duró un año entre las giras de Charly y mis idas y venidas. Y no vendió tanto. Dejé los Twist y a Charly. Después vino Los Perros Calientes, que produjo Fito, que tampoco vendió tanto. Mis golpes fueron los Twist y Algo Mejor.

En Colombia lo que más se conoce es Algo Mejor, ¿Te fastidia que todavía apenas te relacionen por fuera de la Argentina con ese trabajo?
Nooo. A mí me habría encantado venir a Colombia. No entiendo qué pasó con mi manager. En ese momento estaba durmiéndose, se tomó el Estomil y yo también. Nunca entendí por qué no me sacaron, sigo sin entenderlo. Bueno, ahora estoy fuera.

Siendo tan amiga de Charly y Calamaro…
No los veo nunca…

¿Te afectó la pelea entre ellos?
No. Me da risa. Una vez estaba con Andrés y le hizo un tema horrible a Charly y yo le dije: decí que yo no canté nada. No, no quería cantar ni sus temas. Un día nos echó de su casa (Charly) no me acuerdo por qué (risa). Dios mío. Los 90 también fueron fuertes, pero bueno.

¿Qué impresión te llevas de Colombia?
Divino. Todo el Caribe. Yo viviría acá.

¿Creciste frente al mar (en Pinamar)?
No, pero soy Piscis-Escorpión y soy una sirena (muestra la sirena tatuada que lleva en el brazo derecho).

¿Querés tener hijos?
No. Ya estuvo. Quiero tener un perro. Lo que pasa es que la parte de morder los sillones me molesta.

Post dictadura ¿Cómo viviste la escena?
Mandaron a muerte a miles de jóvenes que no tenían dinero porque los que tenían pagaban para no ir. Un desastre combatir a Inglaterra, que era una súper potencia. Gracias a ese horror cortaron la música extranjera y necesitaban de las mujeres. Estaban Divina Gloria, Claudia Puyó, Celeste Carvallo y yo. Lo viví bien, me divertí como loca en ese momento estaba enamorada de Calamaro también.

¿Cuánto duró eso?
No, no fue un romance. Fue algo así como un touch and go.

Meterse con roqueros no es un poco ¿una mierda?
Noo. Yo soy como un hombre. No, para mí no hubo problemas. Todo lo contrario. No pueden estar sin voces femeninas. La gente: Fabi, Fabi, acá te ponemos y las Bay-Biscuits esto y aquello.

En el 94, con ‘De qué se ríen’ decidiste prescindir de temas de Charly y Fito, por qué?
Porque ya está. Con Charly aprendí cómo se hacía y era facilísimo. Era tocar, grabarse y después elegir las partes. Estaba recontenta de poner mis temas y eran buenísimos. Con Charly compuse dos, Siempre puedes Olvidar y A Punto de Caer.

Me imagino que estar al lado de Charly debe iluminar pero también debe hacer sombra…
Depende cómo esté el humor de él. Si está enojado es insoportable. Hablo de uno de los mejores productores con los que he estado. Porque piensa mucho en la voz del artista. Meticuloso, obsesivo. En esa época que estaba más coherente era muy paciente, te trataba bien. Fito es un poquito más enloquecido. Más exigente.

¿En qué momento te ha rayado trabajar con Charly?
En vivo, cuando empieza a tirar micrófonos a la gente (risa). Viene corriendo y uno no sabe si te va a tirar a vos o al micrófono.

¿Y cómo fue trabajar con Fito justo cuando se separan?
No, no pasa nada, lo único es que cuando vino la parte de las voces la hice con Twitty González porque ahí sí nos peleamos. Que afinas que no afinas, mejor chao.

¿Qué tan difícil es la vida de un músico después de los 40?
Todo sigue igual, lo único es que como mujer te empiezas a preocupar (risa) de ir a hacerte retoques y cosas. Hice como una cosa que no se nota. Es un láser, te ponen una máquina que no se cómo se llama, pero nunca me estiraré.

¿Qué noticias tenés de Colombia?
No sé nada de la música colombiana, sé de Shakira y de Vives. Vives me gusta. De Shakira no me compro sus discos, pero la respeto como empresaria, ha hecho una carrera inteligente.

¿Qué le dirías a una nena de 14 en este momento que quiera hacer banda?
Que tenga cuidado con los productores, que haga lo que le gusta, que disfrute del ensayo y que esto no es fácil. Siga el que no se cansa.

¿Por qué crees que hay más ‘groupies’ que roqueras en este mundo?
Porque no vemos a los groupies hombres en este mundo pero hay, mayormente gays. Porque no sacan a la luz quizá el sexo que tengan con los hombres roqueros. Pero igual hay groupies de los dos sexos.

Lo que no hay en Latinoamérica son tantas cantantes rock como en E.U o Inglaterra. Acá también pasa ¿no? Ahora hay muchas médicas, arquitectas, periodistas, actrices, de eso no falta, ¿Por qué cantantes no? Bueno… la verdad, yo también me hago la misma pregunta.

Lú RG

Acerca de lucerorodriguezg

Soy mujer. Escribo. He sido periodista y editora independiente. Busco algunas hojas en blanco virtuales para ver qué pasa con lo que dejo allí... Algo más sobre mí está en la etiqueta YO SOY LÚ. En las otras etiquetas hay algo de hormonas, rayones y notas inéditas y publicadas en otros medios. Ver todas las entradas de lucerorodriguezg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: