El amor de un hombre obsesivo compulsivo

Conmovedoramente bello, doloroso y sincero, así  es este poema que encontré por ahí en la red, de Neil Hilborn, un hombre de Minnesota, que sufre de trastorno obsesivo compulsivo. Touchingly beautiful, painful and honest, that´s this poem by Neil Hilborn, a man from Minnesota, who suffers obsessive compulsive disorder. El amor según alguien con trastornoSigue leyendo “El amor de un hombre obsesivo compulsivo”

La cola (Luis Tejada, escritor colombiano)

Aquel griego sutil que amputó la cola a su perro en un rapto de irónico buen humor, no adivinaba quizá en toda su magnitud el significado profundo, con proyecciones espirituales, que ese apéndice carnoso y peludo tiene en relación con la vida de los animales superiores.

Desconfío de l@s desconfiad@s…

Desconfío de l@s desconfiad@s y no es un simple juego de palabras. Desde la orilla y a través de mis propios binoculares, veo cómo el desconfiado y su desconfianza nadan en círculos erráticos en aguas oscuras aunque poco profundas. No hay que fijarse en la espalda del que teme el puñal por detrás, hay queSigue leyendo “Desconfío de l@s desconfiad@s…”

I love everything that flows

I love that at least the second part of Tropic de Cancer steals a sigh to my yawns by almost 100 ruled papers… I love that attracts some attention until tieing my hands to my chair and covers my mouth drooling, just when I´ve just started to sleep with the book, whatever, I love everythingSigue leyendo “I love everything that flows”

Amo todo lo que fluye

Amo todo lo que fluye, amo que la segunda mitad del Trópico de Cáncer al fin robe un suspiro a mis bostezos por casi 100 hojas rayadas… amo que “fluya” cierta atención hasta que me ata a la silla y me tapa la boca babeante, justo cuando empezaba a dormirme con el libro… como seaSigue leyendo “Amo todo lo que fluye”

Saving Colombia’s Corporal Pablo from Farc: a father’s epic struggle

The Guardian (Lucero Rodríguez G. Oct. 2009).  Gustavo Moncayo prays he will be reunited with his son this week, 12 years after he was seized by guerrillas. In late December 1997, Gustavo Moncayo received a phone call from his son Pablo, 19, who was doing his military service in the border region of Nariño, whereSigue leyendo “Saving Colombia’s Corporal Pablo from Farc: a father’s epic struggle”