Al sur de mi sur, último tramo, por la belleza de lo no buscado

Acaso sería La Patagonia un puñado de pueblos en tres o un sólo estado encontrado en el revés de un mapa…  mental, un cierre de ciclo o la puerta abierta de una casa extraña separada por kilómetros de la siguiente estancia (finca) ó 10 casas juntas y tres ciervos salvajes, que salen a la carretera sólo paraSigue leyendo “Al sur de mi sur, último tramo, por la belleza de lo no buscado”

Horas antes de abrir la ventana para salir de la Patagonia

Nueve horas antes de la salida del tren había llegado a la terminal de transportes de Bahía Blanca desde Río Colorado, el sitio más cercano donde decidí bajarme del último camión en el que anduve. Por seguridad me habían recomendado no pasar todo ese tiempo en la estación de tren. Bahía Blanca ya no eraSigue leyendo “Horas antes de abrir la ventana para salir de la Patagonia”

Al borde de una neurosis hipotérmica, en tren de regreso a Buenos Aires, con la ventana cerrada

Camino a Buenos Aires de verdad sentí que no llegaría viva. Cuando alguien me preguntó cómo me fue a la ida, esperando de antemano que mi experiencia hubiera sido fatal casi mortal, tal y como me lo había advertido, dije que al menos no había muerto en el tren, que hasta me había parecido bien agradable y desde el amanecerSigue leyendo “Al borde de una neurosis hipotérmica, en tren de regreso a Buenos Aires, con la ventana cerrada”

A mi amiga M* desde Neuquén (Argentina)

Querida M***, te saludo desde la puerta de La Patagonia (todavía no paso de la puerta, pero voy a entrar, ten un poco de fe en mí). Después de 26 horas (14 en tren) llegué a Neuquén. No morí en ese tren, que me pintaron tan tétrico en Buenos Aires, pero…

Al sur del sur, con menos hielo y sin Coca, por favor

No es que el agua se haya ido a la mañana, sólo es que se congeló en la tubería. Igual qué más da bañarse o no un día, si alcanzo a considerarlo un fin de semana a 29°C en Cartagena, cómo no a  -6°C (anoche en El Bolsón, Argentina)… Mi camino va tan lento como puedo…Sigue leyendo “Al sur del sur, con menos hielo y sin Coca, por favor”

I love everything that flows

I love that at least the second part of Tropic de Cancer steals a sigh to my yawns by almost 100 ruled papers… I love that attracts some attention until tieing my hands to my chair and covers my mouth drooling, just when I´ve just started to sleep with the book, whatever, I love everythingSigue leyendo “I love everything that flows”

Amo todo lo que fluye

Amo todo lo que fluye, amo que la segunda mitad del Trópico de Cáncer al fin robe un suspiro a mis bostezos por casi 100 hojas rayadas… amo que “fluya” cierta atención hasta que me ata a la silla y me tapa la boca babeante, justo cuando empezaba a dormirme con el libro… como seaSigue leyendo “Amo todo lo que fluye”

Saving Colombia’s Corporal Pablo from Farc: a father’s epic struggle

The Guardian (Lucero Rodríguez G. Oct. 2009).  Gustavo Moncayo prays he will be reunited with his son this week, 12 years after he was seized by guerrillas. In late December 1997, Gustavo Moncayo received a phone call from his son Pablo, 19, who was doing his military service in the border region of Nariño, whereSigue leyendo “Saving Colombia’s Corporal Pablo from Farc: a father’s epic struggle”

El último vuelo del Palomo (sobre Albeiro ‘el Palomo’ Usuriaga – futbolista)

Premio al Mérito Periodístico Álvaro Gómez Hurtado como Mejor Crónica Escrita – 2005. (Revista Rolling Stone. Lucero Rodríguez G. 2004). Los vecinos dijeron que alguien dio la orden de “disparar doce veces al cuerpo del Palomo Usuriaga”. Doce por el barrio en el que vivía desde chico, el 12 de Octubre, y que a pesarSigue leyendo “El último vuelo del Palomo (sobre Albeiro ‘el Palomo’ Usuriaga – futbolista)”