Algo va mal en mi cabeza

Algo va mal en mi cabeza. Quiero decírtelo. Quiero decirte algo. No sé qué decir. ¿Ah? sí, el plan es simple y urgente: mandarte a la mierda. Es el momento. Siempre fue, siempre ha sido, pero cuando llega, algo se me enreda entre garganta y boca… sí, eso: la palabra perfecta. Confundo, por ejemplo, “písate”Sigue leyendo “Algo va mal en mi cabeza”

Descubriste a Bukowski y portarse como un pequeño patán es so cul*

De modo que ya de grande supiste de Charles y descubriste lo loco que es portarse como un pequeño patán en tu cotidiana normalidad, así que ¿Te acuestas con putas? o ¿Apenas te gusta hablar de ellas, mientras tratas de levantarte a las más convencionales de tu entorno? para dar una vuelta en el carroSigue leyendo “Descubriste a Bukowski y portarse como un pequeño patán es so cul*”

Soberbia y talento

Dictador, incluso desde los tiempos en que no tenía fama ni plata. Visionario, frío y perfeccionista. Aún se escucha el eco del pueblo que gritó por él: ¡libertad, Jairo, libertad! y 15 años después lo despidió como si se tratara de un concierto más. Jairo Varela, niche de éxitos, cárcel, demandas, exilio y nostalgia. (¿DeSigue leyendo “Soberbia y talento”

Cali en Cartagena

Me dijiste: “esto es Cali en los 70”. Como venís después de tanto tiempo sin salir de Bogotá creí que llegabas más impaciente y arrogante chocando con el caos provincial de por acá; pero no, me sorprendiste, siempre lo hacés… nunca supe adónde ir con vos. A Bogotá llegaste ya complicado, te adelantaste a loSigue leyendo “Cali en Cartagena”

El Escéptico (Bernardo Hoyos)

Por escéptico, tal vez por eso Bernardo Hoyos guarda silencio después de poner a Boulez y Stockhausen y su amigo Gabriel Jaime Arango, le dice: “qué cosa tan bella, tan buena… para dormir”. Alrededor de Bernardino –su nombre de pila–, hay amigos como Arango, abogado, ex vicepresidente jurídico de Bavaria, que “para ir a laSigue leyendo “El Escéptico (Bernardo Hoyos)”

Hay días que nos da de la profunda

Hay días en que somos tan oscuros y tan dulces y tan amargos… tan melancólicos, tan trascendentales, tan básicos, tan desadaptados, tan sociables, tan románticos, tan necesitados, tan idiotas, tan brillantes, anacrónicos, narcisistas, súper en la onda, súper buena onda como Jesús y con ganas de matar a unos cuantos como los cristianos, tan auténticos,Sigue leyendo “Hay días que nos da de la profunda”

Miguel Durier busca a Lennon en Nueva York (El Tiempo)

Yo viviendo aquí en Nueva York y John Lennon también, cómo no me lo voy a topar algún día en la calle”, decía el músico colombiano Miguel Durier cuando decidió echar raíces por 20 años en la gran manzana. (Intro original). Encontrarse con John Lennon, así tan de repente y en cualquier parte de laSigue leyendo “Miguel Durier busca a Lennon en Nueva York (El Tiempo)”