Soberbia y talento

Dictador, incluso desde los tiempos en que no tenía fama ni plata. Visionario, frío y perfeccionista. Aún se escucha el eco del pueblo que gritó por él: ¡libertad, Jairo, libertad! y 15 años después lo despidió como si se tratara de un concierto más. Jairo Varela, niche de éxitos, cárcel, demandas, exilio y nostalgia. (¿DeSigue leyendo “Soberbia y talento”